EL PROBLEMA DE LA
CONTAMINACIÓN LUMÍNICA

  
Por Aniceto Porcel Rosales

               
SUMARIO:

 

INTRODUCCIÓN: Definición de contaminación lumínica

La visión del cielo nocturno ha sido una de las experiencias que siempre ha acompañado a la humanidad. De hecho, la aparición del cielo estrellado tras la puesta de nuestra estrella sobre el horizonte ha sido un hecho muy significativo para orientar a las diferentes civilizaciones sobre su posición respecto de la Naturaleza. Mitos, leyendas, cosmologías y conocimiento han sido el resultado de la interacción del ser humano con las estrellas. Sin embargo, esto ha cambiado drásticamente en el último siglo. Hoy día solo es posible observar el firmamento si nos alejamos de los núcleos de población, y aún así, los efectos de la “civilización iluminada” se extienden hacia las zonas no habitadas de forma imparable.

La contaminación lumínica (CL) no es más que otra forma de degradación del medio ambiente que afecta a nuestro entorno de manera significativa y empobrece nuestra calidad de vida. Nuestros abuelos nos hablaban de cosas tales como las Tres Marías (cinturón de Orión), el Camino de Santiago (Vía Láctea), las Cabritillas (las Pléyades), el Carro (Osa Mayor), actualmente estas expresiones prácticamente no tienen significado, y la explicación es obvia: son expresiones lejanas a la experiencia, pues las estrellas han desaparecido tras la iluminación de nuestras ciudades y núcleos de población.


Imagen desde el espacio de la península ibérica
(Ver Imágenes de satélite)

Pero la contaminación lumínica no es un fenómeno irreversible, tiene solución y esta no es muy compleja. Solo es una cuestión de voluntad y actitud responsable.

¿Pero que se entiende por contaminación luminosa?. Veamos algunas definiciones.

Según la Oficina Técnica para la Protección del Cielo (OTPC) del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC):

La contaminación lumínica es el brillo o resplandor de luz en el cielo nocturno producido por la reflexión y difusión de luz artificial en los gases y en las partículas del aire por el uso de luminarias inadecuadas y/o excesos de iluminación. El mal apantallamiento de la iluminación de exteriores envía la luz de forma directa hacia el cielo en vez de ser utilizada para iluminar el suelo.

Según el Departamento de Astronomía y Meteorología de la Universidad de Barcelona:

Se entiende por contaminación lumínica la emisión de flujo luminoso de fuentes artificiales nocturnas en intensidades, direcciones y/o rangos espectrales donde no es necesario para la realización de las actividades previstas en la zona alumbrada.

Según el colectivo Cel Fosc:

Llamamos contaminación lumínica al brillo del cielo nocturno producido
por la difusión de la luz artificial.


Incremento de la luz artificial emitida hacia el cielo
en el periodo de 1960 a 2000

 

Evaluación del problema: Ámbito de actuación

A efectos prácticos es conveniente acotar el ámbito de actuación del asunto de la CL en función de su magnitud o cobertura geográfica. En este sentido podemos clasificar que las diferentes actuaciones van a tener incidencia a nivel de.....

Alumbrado urbano: (cascos urbanos de ciudades): ciudades y núcleos de población grandes o muy grandes. En este apartado se contempla el alumbrado de calles y viales de uso para vehículos, peatonales, plazas, parques, urbanizaciones de viviendas localizadas en el núcleo urbano, etc. Las competencias de actuación son a nivel de Ayuntamientos y comunidades autónomas.

Alumbrado de cascos urbanos de pueblos: núcleos de medio o bajo poblamiento. Problemas y situaciones similares al apartado anterior pero de menor impacto. Competencias de ayuntamientos y corporaciones locales, así como de diputaciones provinciales.

Alumbrado de zonas residenciales: urbanizaciones y núcleos de población no urbanos. Aunque por afiliación estarán insertos en algún municipio principal, sus características (lejanía de núcleos urbanos, baja densidad de población etc.) les confiere unas características especiales. Principalmente presentaran incidencia el alumbrado peatonal y el correspondiente a la iluminación de accesos a las viviendas. Su competencia es de los ayuntamientos a los que pertenecen y en menos medida a las comunidades y asociaciones de vecinos de existir.

Alumbrado de vías: carreteras y caminos principalmente de uso vial. El correcto alumbrado de estas es de vital importancia para la seguridad vial. Son competencia de las administraciones estatales y autonómicas, aunque el caso de caminos y accesos pueden ser competencia de ayuntamientos.

Alumbrado especial:  fachadas,  iluminación ornamental, monumentos, etc. Aunque por lo general pertenecerán a núcleos urbanos, requieren un tratamiento especial. Generalmente son competencia de ayuntamientos.

Alumbrado privado: alumbrado interior de las viviendas, así como el de terrazas y jardines particulares. El alumbrado interior es el que menos incidencia tiene en la parte visible de la contaminación luminosa, no así en su incidencia el aspecto derivado del exceso de consumo. Su responsabilidad es exclusivamente ciudadana y quizás por regulación municipal en el apartado de alumbrado de terrazas, patios y jardines privados.

 

Consecuencias de la contaminación lumínica

La CL como una forma más de contaminación tiene graves implicaciones en diferentes aspectos.

Medioambientales: el impacto sobre el medio ambiente directa e indirectamente, es con diferencia,  la principal consecuencia de la CL.

  • Alto consumo energético: abuso de los recursos naturales y emisiones de elementos contaminantes a la atmósfera como CO2 y otros, así como la generación de residuos (en muchos casos nucleares) provenientes de centrales productoras de electricidad (para iluminar nubes). Las lámparas de mercurio, cadmio y otros metales pesados  generan residuos altamente  tóxicos y de difícil reciclaje.
             

  • Alteración de los hábitat naturales: alteración del ecosistema nocturno y en las cadenas tróficas. Agresión a aves, murciélagos, peces, insectos, anfibios, y otros animales que ven alteradas sus costumbres y hábitos nocturnos. En este sentido, las emisiones de luz ultravioleta de luminarias inadecuadas (invisibles para el ojo humano) hace que muchos insectos, algunos animales y diversas plantas, que si poseen sensibilidad  a este rango espectral, sean alterados de forma significativa en sus ciclos vitales.

Económicas: Alto coste de la factura energética publica y privada. Tan solo en Alemania la energía desaprovechada en 1998 era el equivalente de la producción total de una central nuclear de media potencia. En Cataluña se malgastan anualmente unos 18 millones de euros  en concepto de iluminación inadecuada. El consumo energético destinado a alumbrado público representa, a escala municipal,  aproximadamente el 50% del total, es evidente que una reducción de este apartado puede representar un ahorro económico importante.

En el ámbito de la seguridad: Uno de los objetivos principales del control de la contaminación lumínica es la mejora de la calidad de la iluminación ambiental. En este apartado se pueden citar como consecuencias principales:

  • La disminución de la seguridad vial por inadecuada iluminación puede provocar accidentes de tráfico. El paso de zonas deficientemente iluminadas a otras mas iluminadas provoca deslumbramientos y perdida momentánea del control de la conducción. Otro factor importante es la calidad de la iluminación en función de la percepción de los movimientos y maniobras de otros vehículos.
                
  • Deslumbramiento peatonal por excesiva e inadecuada iluminación que provoca a veces cortinas de luz que deterioran nuestra capacidad de percepción y visión del entorno exponiéndonos a accidentes evitables con iluminaciones homogéneas y dentro de unos niveles lumínicos que no provoquen el deslumbramiento momentáneo.
                    
  • Dificultar el tráfico aéreo y marítimo. Muchas de las actividades relacionadas con el tráfico naval y aéreo dependen de la señalización nocturna para la realización de diferentes maniobras. Una excesiva iluminación de las cercanías de puertos y aeropuertos pone en peligro el correcto funcionamiento de esta señalización imprescindible para el correcto funcionamiento de sus actividades.

Sociales y culturales: a nivel social  el exceso y la  mala calidad de la iluminación tiene consecuencias importantes y que no han de ser obviadas.

  • Perdida de la oscuridad de la noche: modificación (desaparición) del paisaje natural nocturno. Hay que preservar la oscuridad de la noche de acuerdo a la declaración universal de los derechos de las generaciones futuras de la UNESCO.
                 

  • Intromisión lumínica por luz indeseada del exterior que entra en nuestras casas por luminarias inadecuadas o por carteles y anuncios publicitarios. Las consecuencias de esta intrusión en la privacidad pueden tienen importantes consecuencias de carácter psicológico.
                  

  • Imposibilitar la observación e investigación astronómica de observatorios y amateur. Las actuales condiciones de contaminación lumínica tienen gran incidencia en los programas de investigación astrofísica y en la planificación de los emplazamientos de los observatorios astronómicos. Cada día es más difícil encontrar santuarios geográficos libres de la influencia de la luminosidad de las grandes ciudades y zonas “desarrolladas”. Es más, muchos de los grandes observatorios de décadas pasadas están en serio peligro por el aumento de la polución luminosa de las poblaciones cercanas a ellos. De seguir así las cosas, la  investigación astronómica realizada desde la superficie terrestre va a ser prácticamente imposible, quedando como única opción las costosas observaciones espaciales realizadas desde fuera de la atmósfera terrestre. Esto no beneficia a nadie, y menos al desarrollo de pequeños países que no pueden costear los costosos programas de investigación que ello implicaría. La contaminación lumínica pone en serio peligro el desarrollo de nuestro conocimiento del Universo.

 
Normas básicas del alumbrado público y de exteriores
Es muy importante evitar el criterio erróneo de "cuanta más luz mejor", ya que eso no implica ni más seguridad ni más visibilidad.

   - Evitar la emisión de luz al cielo y centrase de forma eficiente en el escenario objeto de la iluminación.

   - En viales prohibido el uso de lámparas de vapor de mercurio.

   - A partir de la medianoche reducir la iluminación a los niveles mínimos recomendados para la seguridad.

 

Tipos de contaminación Lumínica

La CL se manifiesta de muy diferentes maneras que pueden ser agrupadas en las siguientes cuatro categorías:

Por luz intrusa: Cuando una instalación de alumbrado emite luz en direcciones que exceden el área donde es necesaria, es habitual que invada zonas colindantes. Este es un fenómeno muy típico de las zonas urbanas, donde es común la intrusión lumínica dentro de viviendas privadas, modificando el entorno doméstico y provocando trastornos en las actividades humanas.

Por difusión hacia el firmamento: Se debe a la difusión de la luz por parte de las moléculas de aire y de polvo en suspensión. Eso produce que parte del haz de luz sea desviado de su dirección original y acabe siendo dispersado en todas direcciones, en particular hacia el cielo. Esta es una forma de contaminación lumínica especialmente evidente en noches cubiertas en las que las nubes resplandecen con intensidad por encima de las zonas urbanas.

Por deslumbramiento: Se produce cuando los usuarios de la vía pública encuentran su visibilidad dificultada o imposibilitada por el efecto de la luz emitida por instalaciones de alumbrado artificial de fincas vecinas. Es una manifestación de la contaminación lumínica especialmente peligrosa para el tráfico rodado, siendo causa de un número importante de accidentes.

Por sobreconsumo: Se produce cuando la emisión artificial de luz implica un consumo energético excesivo debido a la intensidad, el horario de funcionamiento y/o su distribución espectral.

Ver ejemplos de Contaminación luminosa

 

Formas de emisión de luz artificial hacia el cielo

Existen tres formas básicas de emisión de luz artificial hacia el cielo.

Directa: es el más perjudicial. Se produce principalmente por focos o proyectores para el alumbrado de grandes áreas públicas, dependencias deportivas, puertos, aeropuertos, fachadas de edificios, etc. Estos focos tienen una inclinación superior a los 20º, por ello parte del flujo de la lámpara es enviado directamente sobre el horizonte, desperdiciando energía luminosa. Estos casos son especialmente graves pues en general utilizan lámparas de gran vataje. (400 W.- 2000 W.) con una elevado flujo luminoso, de forma que un sólo proyector puede impactar más que una población iluminada de 1.000 habitantes.

Otras instalaciones muy contaminantes de forma directa son los alumbrados decorativos u ornamentales como son los globos y faroles con la lámpara en el centro del farol, en ellos el flujo de luz de la luminaria sale en todas las direcciones, especialmente sobre el horizonte.

El impacto Directo puede eliminarse totalmente dirigiendo la luz sólo allí donde se necesite. En los casos de alumbrados de fachadas o monumentos, donde es difícil evitar que parte del flujo salga fuera de la  zona  a iluminar, deberían ser apagados a media noche o en las horas que no hay ciudadanos en la calle para observarlos. Los letreros luminosos deberían apagarse siguiendo idénticos criterios y en todo caso evitar que su luz se proyecte hacia el horizonte.

La eliminación del impacto Directo puede suponer un aumento de un 25% en los niveles de iluminación a igualdad de luminarias, por lo que se puede reducir el número de estas o el consumo de las lámparas para obtener los mismos niveles anteriores con menos energía.

Por reflexión: suele tener un impacto inferior a 10 veces el impacto Directo. La diferencia principal con el Directo es que tiene un bajo brillo (millares de veces inferior). Su impacto es importante en grandes instalaciones.

Es difícil evitar totalmente, pero su impacto puede reducirse eliminando excesos en los niveles de iluminación y/ó reduciendo estos a altas horas de la noche. También puede disminuirse reduciendo los índices de reflexión de las superficies iluminadas, por ejemplo utilizando colores oscuros.

Por refracción: la refracción suele tener un impacto muy despreciable con respecto a las otras dos y su influencia depende del tamaño y cantidad de partículas del aire entre la fuente de luz y la zona iluminada. Disminuye con la distancia entre la fuente y la zona iluminada.

 

Luminarias

El control y utilización de las luminarias o lámparas adecuadas es muy importante para el control y atenuación del efecto de la contaminación lumínica, pues no todos los tipos de lámparas impactan de igual forma.

En general cuanto mayor sea el espectro donde emiten mayor es su impacto contaminante. De igual forma hay que evitar que emitan en longitudes de onda fuera del visual, es decir, donde es sensible el ojo humano, las emisiones en el ultravioleta, aparte de ser inútiles para la iluminación, son radiaciones de gran energía y su alcance es considerable por lo que su impacto contaminante es muy superior a otra que radie en el visible y con un flujo equivalente.

En función de su uso ser pueden ser clasificadas en ....... 

De uso vial: las mas comunes en las ciudades.

De uso peatonal: se encuentran en vías compartidas por vehículos y peatones.

De uso ornamental y deportivo: se deben dirigir de arriba hacia abajo y debe evitarse su utilización con posterioridad a la media noche.

Por su impacto contaminante en función de su espectro se clasifican en .......

Poco contaminantes:

Lámparas de vapor de sodio a baja presión: emite prácticamente sólo en una estrecha zona del espectro, dejando limpio el resto. Su luz es amarillenta y monocromática. Es recomendable para alumbrados de seguridad y carreteras fuera de núcleos urbanos. Son las más eficientes del mercado y carece de residuos tóxicos y peligrosos.

Lámparas de vapor de sodio a alta presión: emiten sólo dentro del espectro visible. Su luz es amarillenta con rendimientos de color entre 20% y 80%, dependiendo del modelo. Es recomendable para todo tipo de alumbrado exterior. Son las más eficientes del mercado después de las de baja presión.

Medianamente contaminantes:

Lámparas incandescentes: No emiten en el ultravioleta pero si en el infrarrojo cercano. Su espectro es continuo. Su luz es amarillenta con un rendimiento de color del 100%. No es recomendable para alumbrado exterior, excepto para iluminar detalles ornamentales. Son las más ineficaces del mercado.

Lámparas incandescentes alógenas: Son iguales que las incandescentes pero emiten algo más en el ultravioleta si no va provista de un cristal difusor (son peligrosas sin este cristal por emitir en el ultravioleta duro). Son algo más eficaces que las incandescentes.

Lámparas fluorescentes en tubos y compactas: Emiten en el Ultravioleta. Su luz es blanca con rendimientos cromáticos entre el 40% y el 90%. Es recomendable para alumbrados peatonales y de jardines. Tienen una alta eficiencia.

Muy contaminantes:

Lámparas de vapor de mercurio a alta presión: Tienen una elevada emisión en el ultravioleta. Su luz es blanca con rendimientos de color inferiores al 60%. Es recomendable para zonas peatonales y de jardines. Son las menos eficientes del mercado en lámparas de descarga.

Lámparas de  halogenuros metálicos: Tienen una fortísima emisión en el ultravioleta. Su luz es blanca azulada con rendimientos de color entre el 60% y el 90%. Es recomendable para eventos deportivos importantes y grandes zonas donde se requiera un elevado rendimiento cromático. Son muy eficaces, parecidas al sodio de alta presión, pero de corta vida.

 


Emisión espectral de las diferentes lámparas

Ver ejemplos de luminarias contaminantes

 

Proyectores: apantallamiento

  • Evitar los proyectores simétricos: en caso de no ser posible  hay que utilizar rejillas que eviten la emisión de luz hacia el horizonte, impidiendo así deslumbramientos de los usuarios.
                        
  • Los adecuados son los proyectores asimétricos  que proporcionan un 25% de los niveles luminotécnicos y de la uniformidad respecto de los simétricos, ya que emiten su luz hacia el suelo.
INCORRECTO INCORRECTO CORRECTO

 

Anexo I: Ventajas y beneficios de reducir la contaminación lumínica

Disminuir el consumo energético e indirectamente el consumo de combustibles, emisiones de CO2, SO2 y otras partículas.

Proteger el medio ambiente nocturno, disminuyendo la perturbación de hábitat naturales (animales, plantas, y procesos ecológicos).

Reducir el deslumbramiento a usuarios de vehículos, aumentando con ello la seguridad vial.

 Impedir el deslumbramiento del trafico aéreo y marítimo. Evitar molestias a vecinos.

Permitir la observación astronómica, tanto a astrónomos profesionales como aficionados.

PRESERVAR LA OSCURIDAD DE LA NOCHE DE ACUERDO A LA DECLARACIÓN UNIVERSAL DE LOS DERECHOS DE LAS GENERACIONES FUTURAS (UNESCO):

"Las personas de las generaciones futuras tienen derecho a una Tierra indemne
y no contaminada, incluyendo el derecho a un cielo puro."

 

Anexo II: Guía práctica de niveles de alumbrado recomendados a partir de media noche (24 h)
(depreciación total * 0.75)

TIPO DE VIAL

cd/m2

LUMINANCIA cd/m2  cd/m2 lux  ILUMINANCIA lux  lux 
  MEDIA  MAXIMA (Uo>0.35*) PUNTUAL (Uo<0.35*)  MEDIA  MAXIMA (Ug>25*)  PUNTUAL (Ug<25*) 
AUTOPISTAS/AUTOVIAS 0.9-1.1  1.5  2.5  15-20 30 65
CTRAS. GENERALES EN TRAVESIAS POR NUCLEOS URBANOS MUY TRANSITADOS  0.9-1.1 1.5 2.5 15-20  30  65
CTRAS. GENERALES EN TRAVESIAS POR NUCLEOS URBANOS POCO TRANSITADOS  0.7-0.8  1.1 1.8 10-15 30 40 
ARTERIAS URBANAS  0.7-0.8 1.1  1.8 10-15 30 40 
RESIDENCIALES. CAMINOS RURALES. CTRAS. FUERA NUCLEOS URBANOS  0.3-0.6 0.8 1 5-10 20 30
PEATONALES - - - 5-10 20  30

*Uo= luminancia min./ luminancia media.
*Ug= iluminancia. min./ iluminancia. media

En los cruces se recomienda aumentar estos niveles en un 20%.
El tipo de asfalto considerado para las luminancias es el R3 con qo= 0.07, y el observador a 60 m. y a 1.5 m. de altura.
Recordemos que es importante mantener Uo > 0.4 para obtener un alto porcentaje de percepción de los objetos en la calzada

 

 Inicio pagina - Mapa del sitio - Contactar - Denuncias


Copyright © 2002 Sociedad Astronómica Granadina